Cosas de abuelos


Un autobús repleto de viejecitos, de excursión a Lourdes.

Una de las abuelillas toca el hombro al chófer y le ofrece un puñado de cacahuetes sin cáscara.

El chófer, sorprendido, le da las gracias y se los come con agrado.

Cinco minutos después, la abuelita repite el ofrecimiento, el chófer vuelve a agradecerle el gesto y se come el nuevo puñado de cacahuetes.

Otros cinco minutos más tarde, llega otro puñado.

Al cabo de una docena de puñados, el chófer ya no puede más y le pregunta:

- Dígame abuelita, es muy gentil por su parte atiborrarme de cacahuetes, pero ¿no cree usted que, a lo mejor, sus cuarenta amigos y amigas querrían también tomarse unos cuantos?

- No joven no, no tenemos dientes para masticarlos.

- ¡Sólo chupamos el chocolate que los recubre!



3 comentarios:

r dijo...

Si es que hay que mirar bien qué se lleva uno a la boca... :)

VícToR dijo...

Tienes tooooooda la razón.

Gracias por tu visita y comentario Raquel, y enhorabuena por tu blog, que me he pasado a echarle un vistazo.

:::::: dijo...

Yiiiuuuck! Que asco!

No hay que cmer todo lo que nos dan.
Besillos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Envíanos tus viñetas, chistes, artículos...y haremos publicidad de tu blog:

senoshaidodelasmanos@gmail.com




Licencia de Creative Commons El contenido del blog está protegido bajo una Licencia de Creative Commons.

Esto implica que puedes copiar, distribuir y comunicar públicamente los contenidos del blog, siempre que cites al autor y enlazando a CUIDADO con los HUEVOS.

No está permitido modificar el contenido de la obra ni utilizarlo para fines comerciales.