Largo Caballero nunca se enteraba cuando le echaban de los sitios


El drama de un personaje histórico.

Una nueva biografía de Francisco Largo Caballero arroja luz sobre detalles hasta ahora inexplorados de la vida de este referente del socialismo en España. Largo Caballero, de sindicalista a presidente de gobierno de la Segunda República, vivió su fulgurante carrera atormentado por el temor a hacerse pesado sin advertirlo, ya que, cuando le echaban de los sitios, cortés pero contundentemente, se pensaba que le llamaban por los apellidos.

Los archivos exhumados en esta investigación revelan que Largo Caballero se sintió ya contrariado en el colegio, cuando un profesor tuvo que expulsarle por la ventana al no darse por aludido las diez primeras veces que lo ordenaron pirarse del aula, a las que se limitó a replicar con gritos de «presente» cada vez más estruendosos.

A partir de esa traumática experiencia, Largo Caballero vivió alternando un pesado complejo de inferioridad —durante el cual se iba con el rabo entre las piernas cada vez que le llamaban al hemiciclo— con periodos de absurdo triunfalismo, como el que le impidió darse cuenta de que le estaban echando del gobierno y del país al ganar la guerra los nacionales.

Debemos esta biografía (Largo Caballero: mito, leyenda y persona) al historiador aficionado Federico Pazurra, que ha escrito sobre todo a partir de recuerdos personales, lo que por lo menos le ha tenido entretenido un par de años. Ahora planea escribir sobre las raíces celtíberas de su pueblo, Cerdanyola del Vallès, con la misma técnica.

Fuente: eljueves
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Envíanos tus viñetas, chistes, artículos...y haremos publicidad de tu blog:

senoshaidodelasmanos@gmail.com




Licencia de Creative Commons El contenido del blog está protegido bajo una Licencia de Creative Commons.

Esto implica que puedes copiar, distribuir y comunicar públicamente los contenidos del blog, siempre que cites al autor y enlazando a CUIDADO con los HUEVOS.

No está permitido modificar el contenido de la obra ni utilizarlo para fines comerciales.